¡Siempre puedes llamar a la policía para obtener protección!

La policía puede expulsar a la persona violenta de la vivienda durante 10 días o ayudarte a estar a salvo, tanto tú como tus hijos.